Reflejos - NAHP Winner
Facebook [icon]Twitter [icon]

Exodo al sur

Crecer y prosperar

April 09, 2017

  • Illinois Tool Works, con sede en Glenview, planea trasladar operaciones a México.
    Illinois Tool Works, headquarters in Glenview, plans to move some operations to Mexico.

(Bloomberg) — Tras la elección de Donald Trump, el flujo de manufactureras que buscaban establecerse al sur de la frontera se redujo. Ford Motor Co. y Carrier Corp., atrapados en la mira de Trump en Twitter, desecharon planes para trasladar empleos a México en dos ejemplos de la desaceleración.

Pero ahora el ritmo está recuperándose. Illinois Tool Works Inc. cerrará una planta de autopartes en Mazon, Illinois, este mes y se dirigirá a Ciudad Juárez. Triumph Group Inc. está reduciendo la fuerza laboral de Spokane, Washington, que fabrica piezas de compuesto de fibra para aviones de Boeing Co. y trasladando la producción a Zacatecas y Baja California. TE Connectivity Ltd. está cerrando una planta de sensores de presión en Pennsauken, Nueva Jersey, a favor de una instalación en Hermosillo.

Aunque Trump no ha dejado de golpear su púlpito de Bully de América Primero y el futuro del TLC permanece incierto, “hay un optimismo cauteloso y una actitud esperanzadora de que los que mantengan la calma prevalecerán en Washington”, dijo Ross Baldwin, director ejecutivo de Tacna Services Inc., que facilita las reubicaciones.

Baldwin ha visto la evidencia: Después de que el negocio se paró en noviembre, ahora está haciendo malabares con dos clientes con destino a México. Tacna, con sede en San Diego, ayuda a administrar a 4,500 trabajadores en México, donde los salarios de las fábricas son cerca de un quinto de lo que son en EEUU. Esto puede explicar por qué los empleos manufactureros mexicanos subieron un 3.2 por ciento en enero desde el año anterior,

El éxodo renovado demuestra lo difícil que será para Trump invertir la marea macroeconómica sólo con amenazas de cambios en las regulaciones. Esta semana, anunció una inversión de Ford en las plantas de Michigan con una fanfarria de: “¡Mas empleos! Pero, los $1,200 millones crearán o conservarán solo 130 puestos. (A pesar de que Ford canceló planes en noviembre para una nueva instalación de $1,600 millones en México, ganando la alabanza de Trump, emplea a más de 7,000 trabajadores en ese país).

Los planes de Trump de renegociar el TLC y hablar de aranceles punitivos no pueden borrar la necesidad de fabricar en países de bajo costo, dijo Alan Russell, director general de Tecma Group, de El Paso, Texas, que también ayuda a abrir y operar fábricas en México. Las empresas europeas aprovechan la República Checa para los bajos salarios y Asia tiene a Vietnam, y los EEUU necesita que México siga siendo competitivo con los productos de mano de obra intensiva, dijo. “Esto no se trata de robarle puestos de trabajo a EEUU — Se trata de salvar a las empresas”.

Russell ayudó a Firstronic LLC a abrir una fábrica en Juárez en 2014 para fabricar tableros de circuitos para clientes como Audi y Tesla. Los trabajadores ganan $10 al día operando maquinaria dirigida por computadoras que insertan condensadores y resistencias en placas verdes y las soldan.

La expansión de Juárez — y las empresas conjuntas en la República Checa y China — fue un factor para que Firstronic, con sede en Grand Rapids, Michigan, ganara contratos más grandes de fabricantes de autopartes y suministros médicos, dijo el CEO John Sammut. Sus ventas están creciendo con un clip anual del 30 por ciento.

En Spokane, Triumph Group despidió a casi 80 trabajadores de producción en enero y piensa eliminar otros 30 puestos en agosto, a medida que traslada el trabajo a plantas mexicanas, dijo Steve Warren, un funcionario local de International Association of Machinists and Aerospace Workers.

“Están siendo presionados para suministrar piezas al menor costo posible”, dijo.

El aprovechamiento de la mano de obra barata a veces no se trata sólo de reducir los costos, sino de acelerar el crecimiento. Los grandes compradores, entre ellos Kongsberg Automotive y Dura Automotive Systems, prefieren tratar con proveedores globales en lugar de una miríada de empresas locales.

“Si sólo estuviéramos produciendo en los Estados Unidos, perderíamos la gran mayoría de las oportunidades de contrato”, dijo Sammut. Con el aumento en los negocios, Firstronic ha añadido ingresos y puestos de trabajo en Grand Rapids, dijo.

Lea más: Explicación de la amenaza fiscal fronteriza de Trump — Preguntas y Respuestas

Las empresas no han descartado una renegociación del TLC o políticas que se están considerando en Washington que podrían resultar costosas. Un plan de los republicanos de la Cámara de Representantes para implementar un impuesto de ajuste en la frontera del 20 por ciento ha generado preocupación, especialmente entre minoristas como Wal-Mart que importan muchos de sus productos. El impuesto se aplicaría a la venta de bienes importados para reducir el déficit comercial de los Estados Unidos, que llegó a $734,000 millones en 2016.

Trump reiteró el mes pasado a una sesión conjunta del Congreso su estribillo de que “será mucho más difícil para las empresas abandonar nuestro país”. Pero sus recientes tropiezos — prohibiciones de viaje bloqueadas por los tribunales y un proyecto para una ley de salud desbaratado por su propio partido — subrayan las limitaciones en el poder presidencial y la dificultad que puede tener castigar a las empresas o cambiar el TLC.

Facebook Twitter Digg It! StumbleUpon Del.icio.us NewsVine Reddit Blinklist Add diigo bookmark

Los breves más recientes