Reflejos - NAHP Winner
Facebook [icon]Twitter [icon]

Radiación dañina

Los dispositivos electrónicos que abundan en el hogar pueden afectar nuestra salud

September 11, 2011

  • Foto: EFE
    Los despertadores electrónicos podrían afectar el sueño.
    Electronic alarms can have a negative impact on sleep.
  • Foto: EFE
    Los despertadores electrónicos podrían afectar el sueño.
    Electronic alarms can have a negative impact on sleep.

(EFE) - Los aparatos eléctricos han permitido que el ser humano se libere de tareas tediosas, como lavar ropa, y además, que obtenga noticias en tiempo real a través del Internet. Pero, estos también presentan riesgos para la salud.

Tener lámparas, radio despertadores o teléfonos inalámbricos en la mesita de noche, dormir con electrodomésticos al otro lado de la pared o mantener el 'router wi-fi' encendido todo el día, podría favorecer la aparición de trastornos del sueño, dolores crónicos y enfermedades psicosomáticas.

Neveras, ventiladores, televisores, computadoras, etc, todos emiten radiaciones. Los circuitos, resistencias, cableados, bobinados y otros elementos que llevan en sus entrañas generan campos electromagnéticos, cuando circula por ellos la electricidad.

¿Tiene un sueño inquieto? ¿Se levanta con sensación de no haber descansado? ¿Tiene cansancio crónico o falta de energía?

Si ha contestado afirmativamente a estas preguntas, es posible que esté sufriendo los efectos de la electricidad que circula por su casa o lugar de trabajo, según los expertos de la Fundación para la Salud Geoambiental (FSG), con sede en Madrid, España.

La FSG (www.saludgeoambiental.org) es una organización sin ánimo de lucro que impulsa una mejora en la salud de las personas y los lugares que habitan, y promueve la investigación sobre las radiaciones y sus efectos.

Según la FSG, la sobreexposición a radiaciones y campos electromagnéticos puede causar desde cansancio inexplicable hasta graves alteraciones en el sistema inmunológico.

Para Fernando Pérez, vicepresidente de la FSG, "vivimos en un océano electromagnético. Nuestros órganos vitales funcionan mediante impulsos eléctricos. Por tanto, estar sobreexpuesto a radiaciones interfiere con nuestros ritmos biológicos".

"Los síntomas pueden variar desde cansancio inexplicable y dolores de cabeza, pasando por insomnio o las dificultades de concentración hasta manifestaciones más graves, como disfunciones en el sistema endocrino, reproductor o inmunológico, que pueden derivar en tumores", según Pérez.

radiación NATURAL Y ARTIFICIAL

Según explica el vicepresidente de la FSG, "las radiaciones pueden tener un origen natural, procedentes del subsuelo (alteraciones geofísicas, redes geomagnéticas naturales, radiactividad ambiental, radón), o artificial (antenas de telefonía, wi-fi, teléfonos inalámbricos, malas instalaciones eléctricas)".

"En todos los hogares hay focos de potentes radiaciones. Ese es el caso de las redes inalámbricas para Internet (wi-fi) o los teléfonos inalámbricos, cuyo impacto puede reducirse fácilmente", dijo. Pérez recomienda "retirar todos los dispositivos electrónicos de la cabecera de la cama, apagar el router wi-fi si no se está usando, no colocar una cama con electrodomésticos al otro lado de la pared, entre otras medidas de autoprotección".

"No se trata de ser alarmistas ni de dar la espalda al progreso, sino de conocer todos los riesgos y saber manejarlos", dijo Pérez.

Facebook Twitter Digg It! StumbleUpon Del.icio.us NewsVine Reddit Blinklist Add diigo bookmark