Reflejos - NAHP Winner
Facebook [icon]Twitter [icon]

La ciudadanía cambia su vida

Asistiendo a la universidad

September 21, 2014

  • Arnel Lacansdile (izq.) de Lombard y Luz Montoya Guerrero, de Palatine, estuvieron entre quienes hicieron la juramentación de ciudadanía de EEUU durante una ceremonia en la Schaumburg Township Library.
    Arnel Lacansdile of Lombard, left, and Luz Montoya Guerrero of Palatine are among those taking the oath of U.S. citizenship during a ceremony at the Schaumburg Township Library.

Un año después de convertirse en ciudadanos de los EEUU, muchos estadounidenses dicen que la ciudadanía ha cambiado sus vidas para bien — han obtenido la oportunidad de ir a la universidad, obtener un mejor empleo, y votar.

“Antes de convertirme en ciudadano de EEUU, me sentía como un extraño, una persona sin voz que no puede elegir vivir la vida que quisiera ver”, dijo Jinzhi Cang, residente chino-estadounidense de Houston, de 73 años. “Después de convertirme en ciudadana de EEUU, siento que soy parte de la sociedad”, continuó. “Tengo una voz, y la oportunidad de votar y elegir a un individuo que tenga impacto en el país y pueda ayudar a la gente”.

Cang, quien vino a EEUU hace 10 años, habló en una llamada organizada por New America Media para conmemorar el Día de la Ciudadanía el 17 de septiembre.

Más de ocho millones de inmigrantes en EEUU tienen tarjeta de residencia y son elegibles para la ciudadanía. Sin embargo, sólo el 8 por ciento de ellos se convierten en ciudadanos cada año.

Un grupo de organizaciones que forman la New Americans Campaign está trabajando en ciudades en todo el país para incrementar el número de inmigrantes que solicitan la ciudadanía — ofreciendo ayuda gratuita y a bajo costo y dándoles información.

“Desafortunadamente hay muchas cosas desconocidas del proceso de ciudadanía”, dijo Vanessa Sandoval, directora de programa de servicios legales de inmigración para SIREN (Services, Inmigrant Rights, and Education Network) en San José, California.

“Lo que estamos haciendo con la New Americans Campaign”, dijo Sandoval, “es desmitificar la ciudadanía, haciéndola accesible, contestando preguntas y ofreciendo información para que la gente pueda tomar decisiones informadas acerca de la solicitud de naturalización y para que puedan recibir ayuda asequible”.

Por ejemplo, algunos portadores de tarjeta de residencia no solicitan la ciudadanía debido a la tarifa de $680. Pero mucha gente no sabe que una exención de la tarifa está disponible para aquellos que no pueden pagarla.

Otros pudieran ser disuadidos por el requisito del idioma inglés. Pero los que han tenido la tarjeta de residencia por mucho tiempo y que son mayores de 50 años son elegibles para tomar el examen de la ciudadanía en su propio idioma.

Guadalupe Guerrero, una residente de Compton, California de 25 años de edad, dice que el idioma fue la principal razón por la que su papá nunca solicitó la ciudadanía.

“Sus mayores temores eran que él no hablaba inglés y que desaprobaría el examen”, dijo Guerrero, quien es originaria de Michoacán, México. Pero como portador de mucho tiempo de la tarjeta de residencia mayor de 50 años de edad, su padre calificaba para tomar el examen en español.

“Mis hermanas [y yo] nos reunimos y todas nos sentamos con mi papá y lo convencimos que solicitara la ciudadanía”, dijo, agregando que la gente joven como ella tienen una “gran responsabilidad” para convencer a sus padres de la importancia de la ciudadanía.

Una vez que se convirtió en ciudadano, patrocinó a sus hijas para que se hicieran residentes permanentes. Como resultado, Guerrero y sus hermanas pudieron solicitar ayuda financiera y asistir a la universidad. Convertirse en ciudadanos de EEUU, dice, le dio a su familia acceso a la educación y la oportunidad de obtener un mejor empleo. Guerrero ahora trabaja con COFEM en Los Ángeles, la organización que le ayudó a solicitar la ciudadanía.

Para Thanh Bui, una residente de Houston de 79 años de edad que vino a los Estados Unidos de Vietnam en el 2005, convertirse en ciudadana significa cumplir un último sueño.

Bui recientemente se enteró que fue diagnosticada con cáncer hepático, y ha podido obtener cuidados de salud a través de Medicare y Medicaid. Dice que los especialistas han podido reducir de tamaño su tumor a la mitad.

Ahora con casi 80 años de edad, la residente de Houston dice que hay una cosa más que ella quiere hacer — inscribirse para votar y votar por primera vez.

Ella no está segura de si vivirá el tiempo suficiente para hacerlo, dice, pero es algo que ella “siempre quiso hacer”.

“Ha pasado ya un año [desde que me hice ciudadana de EEUU]”, dijo Bui, “y mi vida ha tenido mucho menos estrés, muy contenta, y me he convertido en una persona relajada con menos ansiedad, porque siento que convertirme en ciudadana de EEUU me ha dado mucha libertad en este país”.

Bui dice que está agradecida con los Estados Unidos “por dar a alguien, una persona mayor como yo, la oportunidad de vivir una buena vida”.

Para más información acerca de New Americans Campaign, visite www.newamericanscampaign.org.

Facebook Twitter Digg It! StumbleUpon Del.icio.us NewsVine Reddit Blinklist Add diigo bookmark