Reflejos - NAHP Winner
Facebook [icon]Twitter [icon]

Hacerse ciudadano de EEUU es más fácil que obtener la tarjeta de residencia

April 10, 2016

  • Un grupo de inmigrantes levanta su mano derecha para hacer su juramento de lealtad durante una ceremonia de naturalización en la oficina del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos en Irving, Texas.
    A group of immigrants hold up their right hand as they pledge their Oath of Allegiance during a naturalization ceremony at the U.S. Citizenship and Immigration Services office in Irving, Texas.

(New America Media) — Obtener una tarjeta de residencia puede ser un proceso largo para muchos inmigrantes. Algunos tienen que esperar 25 años o gastar decenas de miles de dólares para obtener la residencia permanente en EEUU. Debido a esto, los residentes permanentes que son elegibles para la naturalización a menudo creen que solicitar la ciudadanía de EEUU es más difícil de lo que realmente es.

“Temen que no pasarán la prueba y la entrevista. Temen que su inglés no sea suficientemente bueno”, dijo Marina Gundorin, supervisora de inmigración en Catholic Charities Diocese de Charlotte. “Y temen no ser capaces de pagar la cuota de solicitud”.

De hecho, los residentes permanentes pueden acceder a servicios gratuitos para ayudarles con su solicitud, incluyendo exenciones de pago de la cuota y exenciones de idioma para solicitantes elegibles. Estos servicios están disponibles a través de talleres y clínicas gratuitos de ciudadanía organizados por organizaciones locales de la New Americans Campaign, una coalición nacional para hacer más accesible la ciudadanía.

“Obtener su tarjeta de residencia es como tener una endodoncia, pero obtener su ciudadanía es sólo como obtener una limpieza de rutina”, dijo Meredith Brandt, asociada de comunicaciones en el National Immigration Forum.

Mónica Bourommavong, coordinadora de ciudadanía de la Southeast Asian Coalition, dijo que el 95 por ciento de los individuos y familias a los que han ayudado con su solicitud de ciudadanía de EEUU son elegibles para la exención del pago de la cuota.

“La mayoría de ellos tienen bajos ingresos”, dijo. “Y una mayoría de ellos no dominan el inglés, así que estamos aquí para ayudarles con su proceso de solicitud”.

Henry Murillo, un cantante colombiano, se enteró de los servicios legales gratuitos a través de un periódico hispano en Charlotte. “Yo no sabía de este tipo de programa y servicio. Yo no sabía que uno puede solicitar sin pagar la cuota”, dijo Murillo, quien vivió en los Estados Unidos durante 20 años antes de convertirse en ciudadano en 2015.

Murillo esperaba que el proceso de solicitud de la ciudadanía fuera más difícil de lo que fue. “Creí que si no lo hacía bien, podría perder mi residencia”, dijo. “Yo no quería experimentar ese difícil proceso otra vez”. Pero Murillo dice que una organización comunitaria le ayudó a estudiar para la prueba y a mejorar sus habilidades de inglés. También recibió ayuda para llenar su formulario de solicitud. “Estoy muy feliz de haber solicitado mi ciudadanía de EEUU”, dijo. “Me siento más seguro, y estoy más cómodo de formar parte del país”.

En Carolina del Norte, hay cerca de 136,000 residentes permanentes legales que son elegibles para la naturalización, según Maritza Solano, directora del Latin American Coalition. Si se convierten en ciudadanos de EEUU, pueden hacer la petición de miembros de su familia para que vivan en los Estados Unidos, tienen el derecho de votar, pueden postularse para puestos públicos, trabajar para una agencia federal de EEUU y, para ciertos países, pueden tener una doble ciudadanía.

De acuerdo con líderes y defensores comunitarios de la naturalización, otro beneficio significativo de ser un ciudadano de EEUU es ser capaz de viajar y de volver a entrar al país sin problemas.

“Viajar con un pasaporte estadounidenses le da más libertad”, dijo Solano. “Lo protege de la deportación y, si está fuera del país, le da la protección del consulado de EEUU”.

Mussie Membrahtu, de 52 años, dice que esa fue la principal razón por la que decidió solicitar la ciudadanía. Hace unos años, Membrahtu estaba manejando de vuelta a los Estados Unidos desde Canadá con su esposa y sus hijos pequeños.

Mientras se acercaban al punto de revisión, dice que amablemente mostraron sus tarjetas de residencia y pasaportes al oficial de inmigración. Membrahtu, un nativo de Eritrea, terminó esperando toda la noche mientras el oficial le hacía una revisión de antecedentes.

“Cuando les pregunté [a los oficiales] si podíamos entrar al edificio del punto de revisión, me dijeron que no podían permitirlo. Cuando les pregunté si había algún hotel cerca, me dijeron que estaba a 75 millas de distancia”, recuerda. “Mi familia durmió en el carro, en clima invernal”.

Cuando finalmente se les permitió volver a entrar a los Estados Unidos, Membrahtu dice que no podía esperar para solicitar su ciudadanía de EEUU. Ahora está esperando hacer su juramento.

“No quiero poner a mi familia en una situación como esa nunca más”, dijo.

Para más información acerca de la New Americans Campaign y los próximos talleres de ciudadanía, visite www.newamericanscampaign.org.

Facebook Twitter Digg It! StumbleUpon Del.icio.us NewsVine Reddit Blinklist Add diigo bookmark